Una Carta para todos los Kitesurfistas

Tras el reciente accidente fatal de kitesurf, Germán Gutiérrez (Trafalgarkite Watersports) ha escrito una carta reflejando este trágico accidente.
Creemos que sería interesante que la leyesen todos los kitesurfistas posibles, para tener más conocimientos sobre temas de seguridad y también para poder proteger a los demás de posibles peligros.


Dedicado a Tereza y Mark.

Primero, mi más absoluto respeto a la memoria de ambos, mandando toda la fuerza posible a sus allegados en estos momentos tan duros.

Segundo, su muerte no ha sido en vano, todos los kiters, así como cualquier persona que pueda verse en una situación similar, pueden y deben aprender de lo sucedido, eso ayudará a ampliar sus posibilidades de supervivencia en casos similares.

Tras una jornada recopilando información sobre lo sucedido y otra de reflexión, creo necesario exponer públicamente mis conclusiones.
Sucedieron numerosas circunstancias adversas que confluyeron, dando lugar a tan trágicas consecuencias.

Empecemos analizando la más importante que tuvo lugar. El mar (y cualquier gran masa de agua) no engaña, en su gran inmensidad debe ser homogéneo y allí donde observemos algo extraño debemos ser cautos. Si un área es distinta a su inmediato entorno, mucho cuidado. Espuma blanca suele significar que hay rocas (hacen romper la ola). Mancha marrón quizás un banco de arena y poca, poquísima, profundidad (aminora la velocidad o puedes hacerte daño, la parte positiva es que puede que hagas pie). Mancha muy oscura, quizás sean algas. Zona más “plana”, quizás sean corrientes de resaca. Agua como “hirviendo” son, evidentemente, corrientes. Etc…

Rio Jara Los Lances Playa Tarifa
Rio Jara Los Lances Playa Tarifa

Debemos tener siempre una idea de la magnitud de la marea, si tenemos luna llena o luna nueva (o estamos próximos a ellas), los coeficientes serán altos y la marea subirá mucho y muy rápido y bajará de igual manera. Regla nemotécnica fácil, cuando baja la marea el agua se retira hacia el mar por lo que la corriente, presumiblemente, irá hacia dentro. Si la marea sube, como el agua viene hacia la orilla, la corriente te ayudaría a salir. Con los cambios de marea se produce el reparo, durante el mismo (algo más de 10 minutos normalmente) no hay corriente.

Debemos ser conscientes de la magnitud de las olas. Olas pequeñas y sin período siempre serán divertidas e inofensivas. Si son grandes llaman la atención y es obvio el peligro que pueden generar. Mucho ojo con el período (tiempo entre ola y ola), si supera los 10 segundos y las olas tienen buena altura, tened por seguro que serán olas gruesas (no anchas ni altas, sino “gordas”), por lo que desplazarán una gran masa de agua, que no se ve a simple vista pues ellas mismas tapan su grosor (habría que verlas de lado para comprobar esa magnitud). Esa gran masa en movimiento conlleva una energía brutal, te arrastrará sí o sí (como comparación, debo decir que las típicas lavadoras de verano en la orilla por una ola hueca, nada gruesa, incluso de metro y medio, son un juego de niños, por mucho que impresionen; esas olas tienen un período de 5-6 segundos como mucho, se generan por el pequeño escalón que suele haber).

El fatídico domingo confluía una corriente brutal de tierra a mar en la desembocadura del río Jara con unas olas de gran magnitud (gran altura y elevado período). Todo lo que la corriente atrapaba iba hacia dentro, mientras las olas empujaban todo hacia fuera.
Para una persona de a pie, eso significa que en la orilla, la corriente te llevaría hacia el rompeolas. Una vez allí revolcones y más revolcones hasta que consigas ponerte en pie y correr hacia fuera entre dos olas y venciendo la corriente. Si esto te sucede con material de kite, recogido o no, tienes serios problemas pues inevitablemente te verás enredado en él.
Para un navegante empujado por el viento, que usa una pequeña tabla para deslizarse, la corriente se convierte en una cinta transportadora… Si te lleva en la dirección contraria al viento, pues te generará viento aparente, añadiendo potencia extra a tu vela o kite. Si te lleva en la dirección del viento, te restará viento aparente, restando potencia a tu vela y a tu kite; en el caso del kite, al no llevar estructura portante, si la corriente va a favor del viento, lo desventará y caerá si no lo mueves con violencia para generar viento aparente con su propia velocidad. Hay que anticiparse con esos movimientos, pues una vez en la “cinta transportadora” se destensarán las líneas y la cometa no reaccionará, destensándose y cayendo sin remedio.

Hay muchas incógnitas respecto a cómo sucedió todo el pasado domingo, pero os puedo asegurar que la trampa que generó la corriente (que se formó al vaciarse la charca con el cambio de marea) tiene casi toda la culpa. Las olas hicieron el resto.

Pasemos a la segunda conclusión importante: el material. No me canso de decirlo, tu flamante cometa nueva de colores súper de moda vale una pasta en la tienda. Perfecto, has ahorrado mucho, te ha costado tiempo y mucho esfuerzo adquirirla. Genial, enhorabuena por tu ansiada adquisición. Hablemos ahora de cosas serias: el material puede salvarte la vida o puede arrebatártela. Ólvidate de sus colorines y sus afamadas prestaciones (la nota media de cualquier cometa en cualquiera de sus webs suele rondar el 9 sobre 10…). Si te ayuda o crees que te ayudará, no te separes de tu material. Si no te ayuda o crees que empeorará tu situación, despréndete de él, puede que luego sea tarde, toma la decisión a tiempo (en este supuesto tu flamante “cometa hinchable de tracción SLE último modelo” ha pasado a ser un mísero trapo que deja tu cuerpo a merced de las corrientes, rocas, hipotermia, etc…).

Supuestos en los que el material te ayuda o te perjudica:

Tabla: siempre te aportará flotabilidad, en especial tablas de mucho volumen (surf o surfkite, windsurf, race o freerace). Si vas mar adentro te ayudará a flotar (los twintips también). Si hay olas una de surf te ayudará a salir, una más grande puede comprometerte en un revolcón. Con olas, los twintips ayudan algo si los orientas bien, pero yo personalmente me alejaría de él, su canto es como un hacha sin afilar, o te alejas o lo abrazas para no golpearte con él.

Kite: si te lleva hacia dentro debes recoger (ojo, las líneas no se recogen sobre la barra, sino que la barra hay que ir girándola para recoger las líneas sobre ella, dado que se encuentran en tensión) asegurándote de dejar tensa una única línea. Si ves que el viento o las corrientes te empujan demasiado hacia dentro deshincha un poco la cometa y haz que así la empujen menos las condiciones (puedes enrollarla haciendo un gran cilindro, manteniendo solo las costillas hinchadas). Si hay poco viento/corriente o el poco que hay te lleva mar adentro, mantenla hinchada, serás más fácilmente localizable (puedes incluso reposar sobre ella, si es de talla grande y si la deshinchas un poco intentar hacer un autorescate agarrando los extremos). Nunca la deshinches del todo, obviamente. Si no pinzaste el sistema one pump, mal hecho, cuidado no la deshinches demasiado (o pinza alguna costilla antes de abrir la válvula de deshinchado).
Si vas hacia la orilla mucho cuidado, debes matar su potencia lo antes posible, incluso soltarla si fuera necesario (nunca si compromete la integridad de bañistas u otros usuarios de la playa). Recuerda que si hay más kiters tratarán de recuperarla y de ayudarte. Si hay olas debes hacer el delfín (ser hidrodinámico) o soltarla del todo para que la ola al empujar la cometa, con suerte, no la rompa.

Por muy mal que se presente la situación, volviendo al trágico accidente, hay un momento en que debes prever que la cometa se destensará, ahí debes dar la vuelta o moverla con brusquedad para mantenerla en vuelo. Si no lo prevés y se destensa, habiendo grandes olas, estás a tiempo de hacer la suelta y no enredarte con las líneas, de hecho hazla y nada en contra del material, aléjate de él. Si hay olas no nades contra la ola, pues te empujarán y te devolverán hacia el aparejo, quizás sea mejor nadar hacia el lado que creas más oportuno. Si crees que vas a acabar enredado con las líneas, córtalas haciendo uso del cortalíneas lo antes posible, seguramente luego sea demasiado tarde. Importante: debemos llevar todos cortalíneas, para evitar llegar a una situación comprometida (en la que ya casi seguro no podrás usarlo) y sobre todo para ayudar a los demás cortando sus líneas si fuera necesario.

El domingo sucedió algo que añadió más complicaciones: nubes bajas solitarias. La meteorología es una ciencia compleja, muy compleja. Hay que ponerse en lo peor, siempre: una nube baja suele traer cambios en la intensidad de viento, por lo general trae mucho viento tras ella, pero no siempre es así. Sucedió el domingo y ocurrió, fatídico azar, que trajo una “calva” o ausencia de viento momentánea. Eso anula las cometas. No solo las anula, sino que las deja a merced del mar; la orilla del mar en el inicio del accidente tenía una corriente brutal hacia dentro y una ola brutal hacia fuera. Mala mezcla. Una vez envuelto en esa situación hay que deshacerse y alejarse del material, si es posible. La maraña de tres aparejos (el de Tereza, el de Mark y el del chico fránces que salvó su vida) dice mucho. Creo que no hubo neglicencia por parte de ninguno, quizás tomaron decisiones tarde o ni siquiera tuvieron la oportunidad de tomarlas, quizás uno fue a ayudar a otro, quizás dos ayudaban a un tercero, quizás los tres se ayudaban entre sí, quizás todo empezó tratando de ayudar a una cuarta persona, dada la auténtica camaradería que demostramos todos los kiters, dando lo mejor de nosotros mismos para ayudarnos en situaciones comprometidas (he visto campeones de freestyle ayudando a novatos y viceversa).

Quizás salían hacia la orilla y la corriente les generó un extra de potencia que les hizo caer… Les pasó a muchos de los allí presentes y sus tablas se iban hacia adentro arrastradas por la corriente. Quizás intentaron recuperar sus tablas. Quizás venían andando por la orilla con el material recogido o a medio recoger. Quizás uno navegaba, otro caminaba y otro flotaba a merced del mar… El chico francés y su testimonio podría aclarar algo. Pero quizás nunca lo sabremos, pues cuando las olas son altas, tapan lo que está ocurriendo tras ellas.

Lo que sí sabemos es que estaban todos enredados y que la causa principal del accidente fue la excepcionalmente fuerte corriente de la desembocadura, que arrastró a todos hacia las olas y éstas hicieron el resto.

De ahí que creo poder asegurar que ninguno tuvo la culpa y que, simplificando los hechos, o caminaban cruzando la desembocadura o alcanzaban la orilla navegando y, una vez en la boca del río, la corriente se los llevó hacia las olas.

Lo que también sabemos es que sus compañeros de navegación rescataron los cuerpos y trataron de reanimarles. No hay mejor opción, por inmediatez, que el rescate por parte de otro kiter allí presente. Protocolo PAS, nunca lo olvidéis: 1-Proteger, 2-Avisar, 3-Socorrer. Se protegió, se avisó y se socorrió en la medida de lo posible. Quizás se pudo hacer algo más en cuanto a RCP, pues no queda constancia de que especialistas en ello, con medios adecuados, lo hicieran. Era imposible el uso del desfibrilador dado el ambiente tan húmedo en el que se encontraban, con agua y gente mojada alrededor…Una evacuación a una zona seca con mayo celeridad hubiese sido útil. Desde luego que no dudo que los compañeros allí presentes intentaron la reanimación con todas sus fuerzas. Tampoco olvidéis esto, si no hay pulso ni respiración: Protocolo 30-2. Son 30 compresiones y 2 insuflaciones (en niños y ahogados se empieza por 5 insuflaciones y ya continuamos con el protocolo 30-2; en niños las compresiones con una sola mano). Es importante tener un relevo, o incluso dos.

Destino de Kitesurfing
Destino de Kitesurfing

Conclusiones de actuaciones ajenas al kitesurf y comunes para otros accidentes en la playa y sitios de difícil acceso o localización:

-Cuando llames al 112 sé claro y conciso, piensa antes de llamar qué vas a decir. Tranquilo, coge aire y dedica unos segundos a establecer prioridades en la información. Todo lo que digas de más creará confusión, en especial a la hora de dar la localización. En los caminos más cercanos habrá negocios o hitos importantes, piensa en ellos. En caso de haber viento, es muy importante poner el móvil del lado que la cabeza lo cubra, o sea, a sotavento (al socaire, para que nos entendamos mejor).

-Recepcionistas del 112: por favor, asegurad la localización, volved a preguntarla en caso de duda o incluso pedidla mediante aplicación del móvil. Más vale perder 2 minutos que imposibilitar la asistencia.

-Negocios o particulares, fuerzas de seguridad, agentes de medio ambiente, ecologistas, turistas, en definitiva, cualquier persona que disponga de un vehículo 4×4: eres necesario. Si hace falta desinfla las ruedas. No lo dudes y accede al lugar para el traslado hasta, al menos, el camino o carretera más cercano. Olvida toda normativa vigente, si se puede salvar una vida, creo que no hay ley que deba impedirlo. Extrema precauciones al volante, asegura las maniobras para no quedarte atascado y por supuesto, no generes peligro a los demás (mucho ojo que detrás de una duna puede haber alguien).

-Sanitarios: estamos todos para ayudar, si vuestra forma física o vestimenta os dificulta la labor, en caso de presencia de deportistas no dudéis que acarrearemos lo que haga falta, a vosotros mismos en volandas si fuera necesario, para que actuéis lo antes posible.

-Equipo de gobierno del ayuntamiento: sois vosotros los que podéis establecer un protocolo para que el organismo que creáis más cercano y eficaz en tiempos, se presente con un vehículo 4×4, da igual si es de la guardia civil, del dueño del chiringuito o incautado a un narcotraficante y pendiente de subasta. Es un 4×4 que puede salvar vidas. Igualmente la ambulancia debe disponer de un lugar privilegiado, reservado para su estacionamiento, el más cercano posible a la playa, obviamente. Ruego encarecidamente que luchéis porque todos dispongamos de un helicóptero con soporte vital básico durante todo el año, 365 días, 24 h.

-Torres de salvamento. No soy un experto en marketing, pero imagino que cualquier gran empresa pagaría por ponerlas y mantenerlas a cambio de publicitarse en ellas. El dinero, pues, no debería ser excusa para construirlas y mantenerlas. El socorrista, cuya misión sería observar y avisar, básicamente, no tiene por qué siquiera entrar al agua. Solo tendría que saber cuándo alguien está en apuros, cuándo los otros usuarios de la playa no pueden rescatarle, cuándo es necesario activar el protocolo de actuación adecuado… Creo que solo hay que analizar horarios y salarios para ver la viabilidad, y si solo puede estar los fines de semana y festivos, pues menos da una piedra. Por cierto, eso de que en verano en todas las playas los socorristas se vayan 1-2 horas antes de la puesta de sol es inverosímil, deberían empezar más tarde y acabar con la puesta de sol. No creo que necesite explicar mejor el porqué de esta opinión.

Espero que el desgraciado accidente del pasado domingo sirva para evitar que se repitan situaciones que pudieron mejorarse, por parte de todos y cada uno de nosotros. El recuerdo de Tereza y Mark lo hará posible.

Germán Gutiérrez.
Trafalgarkite Watersports

Letter to all kite surfers in the world

 

Los Mejores Escuelas de Kite en Tarifa


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s