Nueva ley de comunicación audiovisual para vloggers

Influencers, streamers y creadores de contenido

Desde el 9 de julio de 2022, España cuenta con una nueva ley que establece los derechos y obligaciones de los influencers, streamers y creadores de contenido en general. A partir de ahora, todos los «vloggers» son responsables editorialmente del contenido que publican. Además, estos influencers y streamers también deben distinguir entre publicidad y contenido editorial. y están obligados a inscribirse en un registro.
La nueva Ley General de Comunicación Audiovisual es el texto legal que rige la función de quienes, a través de plataformas como YouTube, Instagram, Twitch o TikTok, promocionen servicios o productos de terceros o compartan información que pueda tener un impacto en la sociedad. Esto incluye influencers, streamers y creadores de contenido.
El artículo 94 de la Ley 13/2022 publicado en el Boletín Oficial del BOE el 7 de julio (2022) establece las obligaciones de los usuarios especialmente relevantes que utilicen las plataformas de vídeo. Se ha establecido un conjunto de obligaciones básicas para este colectivo en relación con los principios generales de la comunicación audiovisual, la protección de menores, la protección de los consumidores y su preceptiva inscripción en el Registro Estatal de Prestadores de Servicios de Comunicación Audiovisual.
Los influencers, streamers y creadores de contenido deben tener en cuenta todo lo que publican porque ellos son los responsables de todo. Por ejemplo, las personas con discapacidad deben ser tratadas con respeto, se debe defender la dignidad de la mujer y la información debe ser veraz. Además, los menores deben estar protegidos frente a determinados contenidos audiovisuales.
También debe haber una distinción entre la publicidad y el contenido editorial de los videos. Esta regla también exige que no difundan comunicaciones que estén prohibidas por ser discriminatorias, degradantes o encubiertas, y no deben difundir publicidad de productos prohibidos.
Los influencers también deben tener un conjunto de pautas y códigos de conducta que guíen su trabajo. Deben elaborarlos y asegurarlos ellos mismos, por lo que también deben asegurar su seguimiento y aplicación.
El incumplimiento de sus obligaciones podría dar lugar a que los influencers, streamers y creadores de contenido cometieran una infracción grave o leve con sanciones asociadas y la posibilidad de que la plataforma en la que transmiten se vea obligada a cerrar su canal.
©tarifaturismo